Serna Barajas, el nuevo rico de Álamo

el

Serna Barajas, el nuevo rico de Álamo

-Ayuntamiento, agencia de colocaciones del Partido Acción Nacional

DE LA REDACCIÓN

Ricardo Arturo Serna Barajas, el humilde obrero que hace algunos años llegó a refugiarse a este municipio, es hoy el nuevo rico de Álamo y junto con él, otros funcionarios consentidos y familiares han logrado amasar una gran fortuna, acaparando millonarios contratos de obra pública.

Serna Barajas, que durante el cuestionado gobierno de la maestra Blanca Batalla, fue regidor por el Partido Acción Nacional, es de los llamados políticos reciclables que ven como un error el vivir fuera del presupuesto, de ahí luego de terminar sus funciones como edil en el trienio 2008-2010, una vez que su padrino Jorge Vera regresa a la alcaldía, pasa a coordinar las direcciones del ayuntamiento y se convierte en el verdadero ‘poder tras el trono’ pues además de operar su propia campaña, es el encargado de cobrar el diezmo.

Ya en 2014, Serna Barajas inicia como presidente municipal y así continúa su meteórica carrera bajo las siglas del Partido Acción Nacional y es precisamente en estos dos últimos años, cuando borra toda huella de su pasado y además de construirse una gran mansión en el ejido Pueblo Nuevo, crea sus propias empresas con el apoyo de prestanombres, siendo él mismo quien maneja toda la obra pública,  la cual no es lícita y se la asigna de manera directa.

Hoy el flamante Alcalde del PAN, además de resultar peor que los alcaldes que lo antecedieron tiene convertido el palacio municipal en una agencia de colocaciones, pues además tiene a más de 150 empleados de confianza, muchos de estos son coordinadores de zona que trabajan de manera directa para su partido y no desarrollan trabajo alguno para el ayuntamiento.

En tanto empleados municipales acusan que el Alcalde les niega implementos de trabajo, con el argumento de que no hay dinero, mientras gasta grandes cantidades en la estratosférica nómina de los colaboradores de la casa de atención del Diputado local, Jorge Vera Hernández.

La pregunta que se hacen los trabajadores del Ayuntamiento es ¿por qué el Municipio tiene que pagar esos sueldos?, si el Congreso del Estado otorga recursos al Diputado Vera Hernández por ese rubro, máxime que está absorbiendo un gasto que corresponde al Legislador. 

Otra anomalía es la supuesta compra de vehículos por millones de pesos, sin realizar el procedimiento de licitación de acuerdo a la ley de adquisiciones del Estado, adjudicando el pedido a un solo concesionario que como gratificación le habría regalado un automóvil a su esposa.

Comentarios