Caos en calles de Papantla

el

Caos en calles de Papantla

-Desorden en la imagen que se proyecta y que ahuyenta al turismo, aunado a la inseguridad para los peatones y el caos que generan los más de mil 500 taxis, que contribuyen al caos

Por María Elena Ferral

Las prácticas corruptas del regidor de Comercio y Vialidad, Rodolfo Pérez Maya, que durante más de tres años ha lucrado con las calles de Papantla, particularmente,  los céntricos tramos, las tienen convertidas en un caos, por la invasión de banquetas de vendedores ambulantes, de comerciantes fijos y, sobre todo, por el elevado número de taxis que cotidianamente circulan y que suman más de mil quinientos, mismos que mantienen bajo su poder la ciudad, donde han instalado “sitios”, a su antojo.

Los cientos de taxis son el “valor agregado”, mismos que además de proyectar mala imagen, aumentan los riesgos de accidentes y de atropellamientos, como ya ha sucedido por novatos operadores que en forma altanera y prepotente discuten con los conductores que desesperados buscan un lugar para estacionarse, pero todo está ocupado; el Regidor de vialidad, Rodolfo Pérez Maya, ha cedido las calles del centro histórico y las aledañas, con el único fin de asegurar banco de votos.

La regiduría de Comercio y Vialidad, a cargo de Rodolfo Pérez Maya, se ha mostrado frágil ante el peso de los intereses que están en juego y donde se conjugan taxistas, empresarios y vendedores no fijos, con dirigentes prestos a protestar si los tocan las autoridades, por ello, es que a simple vista se ha convertido en un serio problema, en perjuicio de los transeúntes, de la seguridad, así como de la imagen de la ciudad, pues Pérez Maya, se pasa por “el arco del triunfo” el Reglamento Municipal y las mismas protestas del Comité de Pueblos Mágicos, incluido el Acuerdo del Cabildo corrupto, del que él forma parte.

Papantla, como se mira, actualmente, parece lo que es según el comentario social “un rancho grandote”, por el desorden que está por todas partes y ante ese deplorable panorama, va quedando en los papantecos la impresión de que lo de Pueblo Mágico, solo es un recuerdo; los ciudadanos piden acciones a fondo, no paliativos, ni ‘mejoralitos’, es lo que procede en esta situación que entre todo lo negativo por los riesgos físicos y el amontonamiento de unidades en circulación, vehículos chicos, medianos, pesados y extra pesados, también tensa, altera a la población, y no solo a los conductores.

Los papantecos censuran que el regidor de comercio y de vialidad, Rodolfo Pérez Maya, mantenga intereses personales y siga ejerciendo la corrupción que lo caracteriza, junto con su cercano “colaborador” y “mano derecha”,  Lucio Kakiltamacu Olmos Hernández, quien al igual su jefe, llegaron al ayuntamiento con una mano adelante y otra atrás y hoy se pasean en unidades de lujo, pues al otorgamiento de permisos para los ambulantes y para los “sitios”, también habría que añadir la gran cantidad de cantinas y depósitos que ha autorizado en todo el municipio y encima el “apartado” de calles.

Comentarios