Números Rojos 12/6/17

el

Políticas de Escándalo

Por Brenda Caballero

Mucho le ha costado a la mujer mexicana participar en política. Haciendo un recuento fue en el año de 1916 cuando en Chiapas, Tabasco y Yucatán se reconoce la igualdad jurídica para que la mujer pudiera votar y ser elegida en puestos públicos de representación popular. 

Fue hasta 1947 con el presidente Miguel Alemán cuando a la mujer se le reconoce a nivel nacional el derecho de votar y ser votada en los procesos municipales, aunque la plenitud de los derechos ciudadanos a la mujer se alcanzan con el presidente Adolfo Ruiz Cortines al expedir la reforma de los artículos 34 y 115 fracción I.

De allí surgen mujeres de gran trascendencia para la política como Elvia Carrillo Puerto (primera diputada, Distrito V en Yucatán), Rosa Torres (primera mujer regidora en Mérida), Aurora Meza Andraca (primera Presidenta Municipal de Chilpancingo, Gro. 1938), Aurora Jiménez de Palacios (primera diputada federal por Baja California 1952), María Lavalle Urbina y Alicia Arellano Tapia (primeras Senadoras 1964), María Lavalle (primera presidenta del Senado 1965), Griselda Álvarez (primera mujer electa a una gubernatura, en Colima 1979).

Nueve años después, en 1988, Rosario Ibarra de Piedra es la primera mujer postulada como candidata a la Presidencia de la República.

Poco a poco, las mujeres hemos tenido avances. En 1993 se exige mediante ley que los partidos den mayor participación a la mujer. En 1996 se pide que no excedan de 70 por ciento para un mismo género. En 2008 se establece la cuota de género 40/60 y es hasta 2012 cuando se reforma el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) para que la cuota de género sea 50-50 para propietarias y suplentes.

Han pasado 101 años desde aquellos movimientos de mujeres peleando igualdad de derechos electorales para votar y ser votadas, aunque actualmente, algunas de las mujeres que el pueblo ha elegido, se han dedicado al escándalo político.

Es verdad, mucho ha tenido que ver la tecnología, pues con los celulares el chisme se viraliza en segundos.

Últimamente las políticas veracruzanas han estado presentes en la política estatal y nacional, aunque por escándalos, recordemos a la ex diputada de Morena Eva Cadena de la que se conocen hasta tres videos consecutivos.

Eva también mencionó a la diputada federal por Morena Rocío Nahle como una manera de irle minando el camino a la Gubernatura de Veracruz.

Pero los escándalos ya no son sólo de Morena, se ha unido la panista Cinthya Lobato Calderón al protestar contra su líder de bancada.

¿Será la única forma de tener la atención Pública? A la fecha ha resultado, pues contrario al escándalo que pudiera hacer un político varón, el de las mujeres es más redituable.

Hace algunos años no había tantas mujeres en la polaca veracruzana, recuerdo a Nohemí Quirasco Hernández, Silvia Domínguez López, Noemí Guzmán Lagunes, entre otras, que hacían política sin escándalos. ¿Tantos años para obtener derechos y desperdiciarlos en escándalos?

ZAIDA LLADÓ Y LA FUNDACIÓN COLOSIO

Ahora sí, la Fundación Colosio tendrá de dirigente a una verdadera priista, Zaida Lladó Castillo, quien con toda la experiencia del partido y del trabajo social con mujeres llevará seguramente adelante al organismo con los ideales de su fundador Luis Donaldo Colosio.

GOLPES BAJOS A NALDY POR EL IVAI

Verdaderamente extrañas son las publicaciones que han arremetido contra la periodista Naldy Patricia Rodríguez Lagunes en un medio de internet en donde la última carta de un “ciudadano preocupado”, pero preocupado más por desacreditarla, tiene el mismo nombre de un diputado de San Luis Potosí, Christian Joaquín Sánchez Sánchez, ¿será que es una fuerte candidata al IVAI y los golpes bajos son para minarla?

Comentarios